Y si no puedo ser yo,
por qué querría sufrir para conformar
al miedo de otros, que me ahogan.
Si no puedo ser yo,
no quiero ser nadie.
Cuando elijo el camino, voy.
Rompo, quemo, grito.
Aunque haya lágrimas, son mías.
La soledad, es mía, las risas, lo que toque.
Lo que no, también es mío el dolor.
El camino bajo mis pies,
las huellas que se hunden o se quiebran.
Si brillo o si me apago, al final.
Cuando mi alma se eleve,
sabré que mi voz me llevó al cielo que merecía.
Cuando mi alma se encienda sabré que fui todo lo que podía ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s