No podes dejar ni con el tiempo
de mirar a través de la ventana de mi voz.
Conozco el sonido de tus pasos.
Sos vos. Sos vos.

La sombra que aún busca en las paginas, sos vos.
Pero el libro que ahora husmeas
lo cerraste cuando me dejaste sola.

Y ya no hay más, las palabras que escribí están selladas.
Pero escucho el ruido de tus pasos,
es tuya la huella que pasa las páginas.
Sos vos, sos vos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s