Estábamos tan vivos antes, cuando las palabras salían sin titubear. No teníamos miedo, ni parecía demasiado cualquier emoción. Dominaba el corazón antes que el cerebro. No existían cálculos, sólo saltos ciegos de confianza una y otra vez. Tampoco es que ahora estemos muertos, no sé bien dónde estamos. Sólo recuerdo que estuvimos tan vivos alguna vez.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s