Siempre que lo creo acabado, hay más.
Brota desde alguna parte, a borbotones.
Me vuelve impaciente, ciega el tiempo en mi mente.
No puedo hacerlo más.

Y los quizás, no sirven de nada.
Si ya no volveré a tocarte.
Cualquier dirección acaba en precipicio.
La sangre es para siempre, oí una vez.

Si nada puedo hacer, sólo rendirme.
Tirada a la orilla de un recuerdo,
donde podía aún verte adentro.
Pero este momento es todo lo que tengo.

La sangre es para siempre.
Supongo que ya no puedo elegir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s