Que no te quieran es a veces más simple. Uno puede tener el corazón abierto en dos, y el rechazo hace que simplemente busques amarte a vos mismo para sobrevivir, renacer.
Pero difícil es cuando te quieren, pero no de la misma forma. Entonces el alma se siente abatida, imposible; porque no se puede transformar una clase de amor en otro. Y el amor no es para conformarse.

Cuando es así, uno no puede incendiarse de a poco hasta ser ceniza. Uno puede sólo desgarrarse, sangrar. Gota por gota. Hasta vaciarse de ese amor que va a ninguna parte, y asi poder volverse a llenar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s