Ya no siento como antes
que pertenezco a un par de brazos.
Por primera vez en mucho tiempo
me doy cuenta de que soy
totalmente libre.

¡Qué gran oportunidad!
Saber que no hay un lugar
que sienta como hogar,
mas que mi propio cuerpo.

Qué emocionante saber
que en cualquier momento,
como una ráfaga de viento,
puedo llegar a cualquier lugar
y darme cuenta de que, al fin, es casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s