El olvido,
ese hormigueo en el corazón.
La sensación de que nos vamos
en diferentes direcciones.

Quisiera atraparlo,
y se evapora en mis manos,
el adiós.

El agradecimiento
de que nos abramos paso.
La libertad ahora nueva
en mis manos.

Muere por correr.
La dejo volar, quiere llevarme.
No tengo miedo de irme.
Los monstruos no existen
donde voy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s